Iglesia de Dios Pentecostal El Siloe

Cuarto de Oración

... ...

Indice

 Página Inicial
 Reflexiones
 Estudios
 Oración
 Enlaces
 Videos
 Misiones
 La Biblia
 Mi Familia
 Escribanos
 Fotos

...

Recursos
 Donaciones
 ProTemplo
 Librería
 Su Negocio
 Su Casa
 Vacaciones
 

El Avaro

 

Un avaro había acumulado quinientos mil dinares y se las prometía muy felices pensando en el estupendo año que iba a pasar haciendo cábalas sobre el mejor modo de invertir su dinero. Pero, inesperadamente, se presentó el Ángel de la Muerte para llevárselo consigo.

 

El hombre se puso a pedir y a suplicar, apelando a mil argumentos para que le fuera permitido vivir un poco más, pero el Ángel se mostró inflexible.

 

-"¡Concédeme tres días de vida, y te daré la mitad de mi fortuna!", le suplicó el hombre. Pero el Ángel no quiso ni oír hablar de ello y comenzó a tirar de él.

 

-"¡Concédeme al menos un día, te lo ruego, y podrás tener todo lo que he ahorrado con tanto sudor y esfuerzo!" Pero el Ángel seguía impávido. Lo único que consiguió obtener del Ángel fueron unos breves instantes para escribir apresuradamente la siguiente nota:

 

-"A quien encuentre esta nota, quienquiera que sea: si tienes lo suficiente para vivir, no malgastes tu vida acumulando fortunas, ¡Vive! ¡Mis quinientos mil dinares no me han servido para comprar ni una sola hora de vida!" Cuando muere un millonario y la gente pregunta:

 

-"¿Cuánto habrá dejado?", la respuesta, naturalmente, es: "Todo."

 

Aunque la respuesta también puede ser: "No ha dejado nada. Le ha sido arrebatado."

 

¡Dios les bendiga!

Amén


 

Octubre 1

Octubre 2
Octubre 3
Octubre 4
Octubre 5
Octubre 6
Octubre 7
Octubre 8
Octubre 9
Octubre 10
Octubre 11
Octubre 12
Octubre 13
Octubre 14
Octubre 15
Octubre 16
Octubre 17
Octubre 18
Octubre 19
Octubre 20
Octubre 21
Octubre 22
Octubre 23
Octubre 24
Octubre 25
Octubre 26
Octubre 27
Octubre 28
Octubre 29
Octubre 30
Octubre 31

Derechos Reservados® Ministerio Un Nuevo Pacto ~ Predicando La Poderosa Palabra de Dios

Diseño y Administración por el Hno. Efraín R. Santa y Hna. Zulma L. Santa

Publicada el Domingo 9 de diciembre del 2001  //  ¡A Dios Sea Toda La Gloria!