Iglesia de Dios Pentecostal El Siloe

Cuarto de Oración

... ...

Indice

 Página Inicial
 Reflexiones
 Estudios
 Oración
 Enlaces
 Videos
 Misiones
 La Biblia
 Mi Familia
 Escribanos
 Fotos

...

Recursos
 Donaciones
 ProTemplo
 Librería
 Su Negocio
 Su Casa
 Vacaciones
 

Alimento Divino

 

Estando muy concentrado en mi trabajo de oficina, el canto de un ave en la ventana llamó mi atención. Puede observar como esa avecilla de bello plumaje rojo, negro y naranja  se alimentaba de los insectos que estaban a su alcance en el exterior de mi ventana. No se cuanto tiempo estuve observando ese espectáculo, pero mientras lo hacía vinieron a mí las palabras de Jesús cuando dijo: Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? (Mateo 6:6). Me imagino que cuando Jesús dijo esto, estaba también observando las aves de la misma forma que yo tuve la oportunidad y seguramente tu también has tenido esa misma oportunidad de hacerlo, a veces mirar a un ave es tan común, que hemos perdido nuestra capacidad de asombro, pues ¿cómo es posible que esas avecillas que no trabajan como nosotros que lo hacemos tan arduamente para llevar el pan a al casa y solo se dedican a comer y a cantar, puedan sobrevivir? De ahí que las palabras de Jesús me infunden absoluto respeto y temor, pues me asegura que los creyentes valemos mucho más que un ave, y por lo tanto Dios nos prodiga mucho más amor y protección que a cualquiera de ellas.

 

Entiendo perfectamente que los afanes del mundo nos ocupan de tal manera que pasamos por alto las maravillas de la naturaleza que no es otra cosa que la hermosa creación de Dios, así no apreciamos a los animalillos que cruzan por nuestro camino ni tampoco hacemos un alto para admirar la belleza de una flor, y mucho menos miramos al cielo para contemplar la belleza que representa la luz reflejada en las nubes, un bello amanecer o la puesta del sol. Muchas veces caminamos impávidos por la vida, tan solo en un centro comercial, o en la calle, miramos a cientos de gentes, muchas de las cuales jamás volveremos a ver, cada una de ellas con sus propios sueños e ilusiones, sus propias metas y sus problemas. Difícilmente pensamos que hay personas que viven en peores condiciones que las nuestras. Nos causa malestar viajar de pie en el transporte público o tener que caminar varios metros pues no tenemos auto, cuando hay personas que con mucho gusto harían eso y más si tan solo tuvieran un par de piernas.

 

Quiero animarte a ser más sensible a lo que pasa a tú alrededor, dejar de centrar tus pensamientos en ti mismo, pensar un poco más en los demás, aceptar el alimento divino que es la Palabra de Dios quien te dice: ¿no vales tu mas que ellas (las aves del cielo)? El Señor Jesús te anima a no preocuparte más allá de lo necesario cuando dice: “Así que no se preocupen, preguntándose: ‘¿Qué vamos a comer?’ o ‘¿Qué vamos a beber?’ o ‘¿Con qué vamos a vestirnos?’ Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan.  Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas. (Mateo 6:31-33 versión moderna)

 

 El Señor nos habla de muchas maneras, y una de tantas es con todas esas maravillas que tenemos a nuestro alrededor, solo basta que las mires con atención y escuches en ellas la voz de Dios.

 

¡Dios les bendiga!

Amén


 

Octubre 1

Octubre 2
Octubre 3
Octubre 4
Octubre 5
Octubre 6
Octubre 7
Octubre 8
Octubre 9
Octubre 10
Octubre 11
Octubre 12
Octubre 13
Octubre 14
Octubre 15
Octubre 16
Octubre 17
Octubre 18
Octubre 19
Octubre 20
Octubre 21
Octubre 22
Octubre 23
Octubre 24
Octubre 25
Octubre 26
Octubre 27
Octubre 28
Octubre 29
Octubre 30
Octubre 31

Derechos Reservados® Ministerio Un Nuevo Pacto ~ Predicando La Poderosa Palabra de Dios

Diseño y Administración por el Hno. Efraín R. Santa y Hna. Zulma L. Santa

Publicada el Domingo 9 de diciembre del 2001  //  ¡A Dios Sea Toda La Gloria!