Iglesia de Dios Pentecostal El Siloe

Cuarto de Oración

... ...

Indice

 Página Inicial
 Reflexiones
 Estudios
 Oración
 Enlaces
 Videos
 Misiones
 La Biblia
 Mi Familia
 Escribanos
 Fotos

...

Recursos
 Donaciones
 ProTemplo
 Librería
 Su Negocio
 Su Casa
 Vacaciones
 

La Justicia de Dios

 

Hebreos 10:10-14 “Y en virtud de esa voluntad somos santificados mediante el sacrificio del cuerpo de Jesucristo, ofrecido una vez y para siempre. Todo sacerdote celebra el culto día tras día ofreciendo repetidas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero este sacerdote, después de ofrecer por los pecados un solo sacrificio para siempre, se sentó a la derecha de Dios, en espera de que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.”

 

Cuando Martín Lutero confesaba sus pecados en el monasterio, siempre estaba con el temor de haberse olvidado de alguno o de no haber reconocido otros. Lo que más le frustraba era darse cuenta de que, aun si podía saldar sus cuentos con Dios hoy, el proceso volvía a empezar otra vez mañana. Siempre se sintió descompensado en su relación con Dios. El confesar sus pecados era como tratar de secar el suelo cuando hay una lluvia abierta.

 

Lo que Lutero necesitaba era un acto divino que arreglara su relación con Dios de una vez y para siempre. Necesitaba la seguridad de que a pesar de los pecados que pudiera cometer mañana, su futuro con Dios estaba arreglado para siempre.

 

Las buenas noticias de la justificación por la fe es que la justicia de Dios nos cubre por toda la eternidad. Los pecados que hayamos cometidos, o que podamos cometer, fueron cargados por Cristo en la cruz hace dos mil años. Poner nuestra fe y confianza en Cristo significa que nuestra deuda con Dios queda cancelada para siempre. La justificación no es un proceso largo y tortuoso con un final incierto. La justificación es confiar en Cristo para satisfacer a nuestro favor las demandas de Dios. El demanda santidad cada día y Cristo es nuestra justicia delante de Dios. Cristo va a estar allí por mí mañana y pasado mañana.

 

Hebreos 10:10,14 enseña la perfección del sacrificio de Cristo y la consumación de nuestra justificación delante de Dios. Hubo una sola ofrenda de Cristo, y aquellos que confían en él son hechos “perfectos para siempre”. No somos justificados poco a poco a medida que vamos cumpliendo con ciertos deberes religiosos, sino en un solo acto completo y para siempre.

 

¡Dios les bendiga!

Amén

 


 

Abril 1

Abril 2

Abril 3

Abril 4

Abril 5

Abril 6

Abril 7

Abril 8

Abril 9

Abril 10

Abril 11

Abril 12

Abril 13

Abril 14

Abril 15

Abril 16

Abril 17

Abril 18

Abril 19

Abril 20

Abril 21

Abril 22

Abril 23

Abril 24

Abril 25

Abril 26

Abril 27

Abril 28

Abril 29

Abril 30

 

 

Derechos Reservados® Ministerio Un Nuevo Pacto ~ Predicando La Poderosa Palabra de Dios

Diseño y Administración por el Hno. Efraín R. Santa y Hna. Zulma L. Santa

Publicada el Domingo 9 de diciembre del 2001  //  ¡A Dios Sea Toda La Gloria!