Iglesia de Dios Pentecostal El Siloe

Cuarto de Oración

... ...

Indice

 Página Inicial
 Reflexiones
 Estudios
 Oración
 Enlaces
 Videos
 Misiones
 La Biblia
 Mi Familia
 Escribanos
 Fotos

...

Recursos
 Donaciones
 ProTemplo
 Librería
 Su Negocio
 Su Casa
 Vacaciones
 

¿Por qué no nos rendimos?

 

¡Perseverancia, persistencia, el premio! Nunca se nos prometió que la vida cristiana sería fácil de vivir; al contrario, Pablo constantemente nos recuerda que debemos tener un propósito y un plan porque debemos considerar que vendrán tiempos difíciles y Satanás nos atacará. Pero nunca perseveramos en vano; hay una promesa: una promesa que Dios mantendrá.

 

Referencia

1 Corintios 9.24–27

24¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 25Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 26Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 27sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”

 

El propósito

Corra para ganar

Corra directo a la meta

 

El plan

Niéguese a sí mismo en lo que sea dañino potencialmente

Discipline su cuerpo, entrénelo

 

El premio

Una corona eterna

 

====================

 

Referencia

Gálatas 6.7–10

7No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”

 

El propósito

No se canse de hacer lo correcto

No se desanime ni se rinda

Haga el bien a todos

 

El plan

Siembre las cosas buenas del Espíritu

 

El premio

Coseche vida eterna

 

====================

 

Referencia

Efesios 6.10–20

10Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,  20por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.”

 

El propósito

Póngase la armadura de Dios

Ore en todo tiempo

 

El plan

Use todas las piezas de la armadura de Dios provistas para usted

 

El premio

Coseche vida eterna

 

====================

 

Referencia

Filipenses 3.12–14

12No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

 

El propósito

Siga esforzándose hasta el día en que será lo que Dios desea que sea

 

El plan

Olvide el pasado, mire hacia adelante

 

El premio

El premio celestial al que Dios nos llama

 

====================

 

Referencia

2 Timoteo 2.1–13

1Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 5Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. 7Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo. 8Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, 9en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa. 10Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. 11Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. 13Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.”

 

El propósito

Enseñe estas grandes verdades a personas que las transmitan a otros

Manténgase firme en la gracia de Cristo, aunque su fe se sienta debilitada

 

El plan

Sufra como soldado y no se enrede en los afanes de esta vida

Siga las normas del Señor, como debe hacerlo un atleta para ganar

Trabaje duro, como el agricultor que espera buena cosecha

 

El premio

Viviremos con Cristo, reinaremos con Él

Él permanece fiel y siempre cumple sus promesas

 

 

 

 

Derechos Reservados® Ministerio Un Nuevo Pacto ~ Predicando La Poderosa Palabra de Dios

Diseño y Administración por el Hno. Efraín R. Santa y Hna. Zulma L. Santa

Publicada el Domingo 9 de diciembre del 2001  //  ¡A Dios Sea Toda La Gloria!